Tanka IV

En el fin del mundo
el río de la vida
se cubre de niebla
¿En cual de sus remansos
sumergirás los pies?

DUjxDvqW4AAArkm

Anuncios

Ya sabes cómo hacerlo

No duermas y dejes las puertas abiertas

en tu cama entrarán fantasmas

y cuerpos desnudos de mujer.

Tendrás que esconder nuestras fotos en el cajón

las sombras y las almas no se llevan bien.

Ya sabes cómo hacerlo.

Y ojalá la gente siga hablando de más

y ojalá no nos echemos de menos.

Yo intento dormir y cierro

las puertas a cal y canto,

que no entren los demonios

y agarraren con sus uñas a mis santos.

Les gusta arrancarme las vísceras

con los dientes.

Antes solía sangrar,

ahora termino vomitando

mis miedos.

La bilis amarilla y la hiel inundan el cuarto

pero se quita la náusea que me dejaste.

No pretendo comprender este dolor.

No importan las preguntas.

Tampoco buscaré entenderte,

eso sería equipararme a tu locura.

Aunque no lo creas yo aún no estoy loca.

Nunca habrá canciones para esta derrota.

Cuéntales a los fantasmas que ya no me quieres

y que hace tiempo

y frío…

que te has dado cuenta

de que las sombras de esos cuerpos

son las únicas mujeres de tu vida

y desnúdalas de nuevo.

Ya sabes cómo hacerlo.

Aunque no te arrepientas de nada,

habiendo gastado mil balas,

con disparos a quemarropa

y vendas que han cegado destellos,

tu condena será descubrir que no hay claridad

en esos besos

y escribir mi obituario con aullidos

en el ocaso a eros.

Ya sabes cómo hacerlo.

gits_site_1920_at_23

 

Deberes

Me has debido tantas cosas…

algo mucho más profundo que

una canción desafinada

o un poema maquillado de quién sabe.

Más profundo que un beso clonado.

Algo como un deseo,

unos brazos,

la luz encendida,

las lágrimas dulces,

tu pecho abierto,

tus manos blancas,

el cielo azul…

 

Ya no quiero cuentos chinos

ni historias.

Demasiado superficial.

Yo he buscado lo escondido

dentro de la realidad.

Un corazón de una llave,

una mente forjada con valores de manual.

Dedos limpios,

cicatrices cerradas con pan

y pasado pisado con botas de mar.

Si miras atrás te conviertes en sal.

 

estatua-de-sal