Libélula

Una libélula se posa en nuestros párpados

y en un instante el mundo se vuelve verde, azul, violeta…

después alza el vuelo poderosa

y nos destierra de su cosmos

En el campo que poco a poco recobra su forma

aún se escucha el zumbido de su ausencia

Animal Spirits: DragonflyPencil and watercolor on illustration board5” x 7” inches 2013 © Patricia Ariel Ability to see the truthPower of flightUnderstanding of dreamsBreaking down illusionsSwiftnessChange and transformationConnection with nature spirits ORIGINAL SOLD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(🎨 Patricia Ariel)

Anuncios

La noche eterna

Abandona el miedo a la hoguera
ahora es recia la roca que te sostiene
ante el abismo
sabes que no hay retorno
después de encontrar tu luz
dejarás atrás la noche eterna
en la que arden las estatuas

Resultado de imagen de RovinaCai

(🎨 RovinaCai)

Nunca al revés

De forma incesante me desconozco

lo que me fue negado vuelve

y ya no lo quiero

sé que estuve allí una vez

pero ahora pertenezco a otras sombras

veo todo lejos aunque esté cerca

nunca al revés

nunca al revés

no hay pausa en el colapso

no hay retorno

ni augurios de gloria

Me pregunto día a día

cómo podría soltarme

CAER

Ojalá fuera valiente

para volver a enterrarme

cuando no quedan palabras

la ausencia tiene su precio

caminar tiene su precio

me desharé de la piel

gritaré en campo abierto

y nadie me oirá

mi corazón bombeará sangre y lodo

tú olvidarás mi nombre

nunca al revés

 

(Fotografía: Natalia Drepina)

Un renacimiento implica una muerte

<Un renacimiento implica una muerte>

Ya he perdido la cuenta de por cuántas de mí he celebrado ritos,

no sé a cuántas he tenido que guardar luto,

ni de cuántas tuve que dejar de pronunciar el nombre.

Porque tras el rapto hay una búsqueda y un olvido,

y tras la parálisis viene el regreso.

La Doncella agita el sistro

y arrojando las cuatro semillas

en la tierra se inicia la regeneración.

Abandono mi piel antigua y empiezo a florecer.

 

cerezo.JPG

 

La rama de Cithruadh

Esperé siglos postrada

a que el mirlo me trajera la rama de Cithruadh

ahora camino bajo la protección de la nube roja

y alzando las manos me busco

duele el retorno y sabe a sangre

sé que viene otra muerte

pero no importa el dolor

si al final llego a mi isla

y encuentro mis partes

Alma dormida

En el corazón del invierno

vive un alma dormida.

Con su cabellera de fuego

y su piel de marfil

entre los arrullos de cien lobas

descansa.

Guarecida de la lluvia y el viento

se deja llevar

abrazada al calor de los sueños.